romance

“Hoy te amo menos”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Te prometí una vida llena de amor,
ser fiel siempre a tu figura.
Te prometí calor en días de frío,
para evitar el dolor que te censura.

Quise ser esposo, hombre, el ser amado,
quien en tu lecho durmiera a tu lado.
Pero llegó de nuevo el enemigo mismo:
entre nosotros, de nuevo, el abismo.

Pudimos ser vida, alegría y perpetuidad.
Pudimos ser uno por toda la eternidad.
Pero no somos nada ni seremos jamás.
Hoy te amo menos y mañana, no más.”

“Hoy te amo menos”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Bello es el amor”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Arde mi pecho porque bello es el amor,
pero más bello es el verbo que del amor se toma.
que al odio del mundo con sólo brillar desploma,
y a lo que es incierto siempre ha de dar forma.

Con certeza digo que eres tú a quien quiero,
y no sólo quererte quiero, sino también amarte,
Con la mirada en tiernos suspiros desnudarte,
y hacer juntos del amor un arte.

Ah, porque así de hermoso es el amor,
pero más bello es el verbo que el amor profesa.
Y verbo y palabra ante una pierden belleza;
sólo ante ti es que ceden, pues, grandeza.”

“Bello es el amor”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas, 2014.

tumblr_lt2w84NAcO1qgla1co1_500

“Ya te he llorado suficiente (canción jamás cantada)”, de Salvador A. Pérez Rosas

“Ya te he llorado suficiente,
y te he sufrido así además.
La pena que tenía,
por más que me dolía
me ha pesado ya de más.

Ya me has dolido suficiente,
y te he extrañado mucho más.
Lo que juntos tuvimos,
muy felices lo vivimos
y nadie se lo llevará jamás.

Ya te he extrañado suficiente,
y sé que ya no despertarás.
Debo aceptar, mi vida,
debo aceptar, mi cielo,
que en mi vida ya no estás.

No sé si ya he escrito suficiente
palabras que ya nunca leerás.
Te amé tanto, cariño.
Te amo aún, oh angel mío,
que debo ya dejarte atrás.

Y un día atrás he de buscarte,
y una sonrisa yo daré.
Con alegría sincera,
con dicha verdadera,
Cuando al fin tu ya no estés”.

“Ya te he llorado suficiente (canción jamás cantada)”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2013.

“Y”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Y busqué palabras para explicarte lo hermosa que eres, pero no había ninguna. Busqué entonces canciones que describieran lo que me haces sentir, pero tampoco existían. Intenté pintar la felicidad de la que soy presa cuando te veo llegar, pero ni el pintor más grandioso podría expresarlo.

Y llegué ante ti, derrotado. No supe cómo asegurarte que lo que sentía por ti era único ya que nada en el mundo podía siquiera compararse al amor que tanto te tengo. Y pensé que te irías, decepcionada de mí, de no haber podido encontrar nada. De no hallar algo en el mundo tan hermoso como tú.

Y corriste hacia mí, abrazándome. No te importó que llegara yo sin nada y, sin más, me amaste. Ni siquiera te detuviste a pensar que tenía las manos vacías y te volcaste en ellas, llenándolas de ti. El hambre que sentía se sació de tus besos y el frío abandonó mi cuerpo cuando vio que eras mi compañera.

Y nos besamos. Y nos amamos. Y nos vivimos.

Y nunca pude, inclusive hoy, encontrarte en otra parte.

Y es que era imposible.

Y es que tan única eres tú.”

“Y”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2013.