Piensología

Piensología Renace

Saludos a tod@s, piensólog@s.

Primero que nada, queremos desearles un feliz año 2017. Sabemos que la incertidumbre de lo desconocido puede en ocasiones ser abrumadora, pero esperamos de corazón que enfrenten este año con nuevos bríos y entereza. De parte de todos en el staff de Piensología, que su año sea maravilloso.

Segundo, el staff desea disculparse con ustedes. A la mitad del año anterior, nos encontramos sin el tiempo necesario de mantener dos de los tres pilares más importantes que tenemos en Piensología: uno, darles publicaciones culturales de calidad; dos, hacerlo con una frecuencia aceptable para ustedes y tres: cumplir con nuestro ferviente deseo de hacer de Piensología un oasis cultural que aprecie la fantasía y realidad del mundo que nos rodea.

Al darnos cuenta de esto, decidimos tomar un descanso y recuperar energías, además de usar ese tiempo para recordar por qué habíamos hecho Piensología. El año pasaba, terminaba, y decidimos que Piensología no era sólo un oasis, sino un recurso cultural que consideramos increíblemente necesario.

Ante el alud de ignorancia que creció sin reparo el año anterior gracias a las redes sociales y a lo que ahí se comparte (como información falsa, notas de poca calidad, imágenes y memes estúpidos y otras publicaciones del estilo), recordamos que somos uno de esos pocos espacios en la red que tenían como enfoque compartir, repartir y ofrecer cultura de todo tipo y para todo público. Un enfoque algo diferente al de otras páginas más populares cuyo esfuerzo está en conseguir likes y miembros a toda costa, inclusive si eso requería compartir cosas de calidad y origen cuestionable.

Habiendo dicho esto, el equipo habló y reformó filas, retomando así nuestro propósito y la fuerza para mantener los tres pilares que conforman nuestra humilde organización. De nosotros verán, en esta nueva etapa, más publicaciones tanto por este medio como en nuestras redes sociales, esperando recuperar la confianza de l@s piensólog@s que aquí siguen y ofreciendo un espacio nuevo para aquellas nuevas personas que decidan unirse.

Piensología, como siempre, les agradece su apoyo. Sea uno, sean dos, sean los que sean… siempre y para siempre, muchas gracias.

Atentamente,

El Equipo de Piensología.

phoenix1

Fotografía por Bob Speel.

Anuncios

“Mujer”, de Salvador A. Pérez Rosas

“Te llevaste todo ese día, mujer.
Tanto te amé, tanto me dueles,
tanto de ti y que ahora no eres.
El amor murió contigo, mujer.
 
Y digo que amaré como ayer,
que besaré con amor sincero.
Pero a nadie como a ti quiero;
el amor murió contigo, mujer.
 
Muera entonces el amor,
muera pues la pasión mía.
Sólo querer con el alma fría;
el amor murió contigo, mujer”
 
“Mujer”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2011.

Cuando lloran las palabras…

“Hoy mis pensamientos se llenan de tristeza,
con mis letras formando ideas macabras.
Mente y alma confabulan con presteza,
y pues hoy es cuando lloran las palabras.

Mis palabras lloran dolidas por tres damas,
una amante, una amiga y un fantasma.
Una que fue mucho, otra que fue tanto,
otra que mi poesía justicia no plasma.

Lloran mis palabras por la mujer que se va,
aquella dama que dos veces se aleja.
Por rencor, dolor y miedo se irá,
y así a quien la amó abandonado deja.

Lloran mis palabras por la mujer amiga,
que sin temor ni culpa alas espera.
Vida y alma en pedazos desperdiga,
el acto inhumano de quien amor prohibiera.

Lloran mis palabras por la mujer que no está,
aquella que años atrás se ha marchado.
Mi mente a mí mismo otra vez culpará,
queriendo verla una vez más a mi lado.

Hoy mis pensamientos se llenan de dolor,
con cada letra en sangre de corazón herido.
¡Lloro, entonces, por todo y por amor!
¡Lloro, pues, por las tres que se han ido!”

“Cuando lloran las palabras”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2016.

“Las dos linternas”, de Ramón de Campoamor

I

De Diógenes compré un día
la linterna a un mercader;
distan la suya y la mía
cuanto hay de ser a no ser.
Blanca la mía parece;
la suya parece negra;
la de él todo lo entristece;
la mía todo lo alegra.
Y es que en el mundo traidor
nada hay verdad ni mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira.

el_cristal_con_que_se_mira

II

– Con mi linterna – él decía-
no hallo un hombre entre los seres-.
¡Y yo que hallo con la mía
hombres hasta en las mujeres!
él llamó, siempre implacable,
fe y virtud teniendo en poco,
a Alejandro, un miserable,
y al gran Sócrates, un loco.
Y yo ¡crédulo! entretanto,
cuando mi linterna empleo,
miro aquí, y encuentro un santo,
miro allá, y un mártir veo.
¡Sí! mientras la multitud
sacrifica con paciencia
la dicha por la virtud
y por la fe la existencia,
para él virtud fue simpleza,
el más puro amor escoria,
vana ilusión la grandeza,
y una necedad la gloria.
¡Diógenes! Mientras tu celo
sólo encuentra sin fortuna,
en Esparta algún chicuelo
y hombres en parte ninguna,
yo te juro por mi nombre
que, con sufrir al nacer,
es un héroe cualquier hombre,
y un ángel toda mujer.

Cristal con que se mira

III

Como al revés contemplamos
yo y él las obras de Dios,
Diógenes o yo engañamos.
¿Cuál mentirá de los dos?
¿Quién es en pintar más fiel
las obras que Dios creó?
El cinismo dirá que él;
la virtud dirá que yo.

Y es que en el mundo traidor
nada hay verdad ni mentira:
todo es según el color
del cristal con que se mira.

“Las dos linternas”, de Ramón de Campoamor.

Piensología Cultural: 10 libros recomendados para leer en 2015

Aquí en Piensología sabemos que ustedes gustan de leer y, como tal, pensamos en hacer un especial con diez libros imperdibles con los que ustedes pueden comenzar a leer el año entrante o añadir a su lista de libros pendientes (además de una de nuestras imágenes picarescas que tanto disfrutan). ¡Esperamos con todo nuestro piensológico corazón que les agraden!

1. “Los hijos de los días”, de Eduardo Galeano.

2. “Henry Miller, su mujer y yo”, de Anaïs Nin.

3. “Yo soy Malala”, de Malala Yousafzai.

4. “El agua y los sueños”, de Gaston Bachelard.

5. “El abuelo que saltó por una ventana y se largó”, de Jonas Jonasson.

6. “Niebla”, de Miguel de Unamuno.

7. “Pantaleón y las visitadoras”, de Mario Vargas Llosa.

8. “Motivaciones para la locura”, de Chava Flores.

9. “Figuraciones mías”, de Fernando Savater.

10. “El Erotismo”, de Georges Bataille.

1413553446106

No ponemos un sumario porque nos encanta que los descubran por ustedes mism@s. Eso sí, aseguramos que nos gan encantado a todos en el equipo de Piensología y, por lo mismo, los compartimos con nuestr@os piensólog@s consentid@s. ¡Que los disfruten!

Cambios importantes

¡Saludos, piensólog@s! Traemos a su atención cambios importantes en el sitio.

– Hemos cambiado nuestro menú superior, ahora con un área de secciones, otra de contacto y un vínculo de inicio, además de aquél que explica qué somos y cómo llegamos aquí.

– Por recomendación de ustedes hemos creado banners horizontales para acompañar los títulos de nuestras publicaciones, haciendo un poco más sencillo identificarlas por interés y dividiendo cada actualización.

¡Piensología les da las gracias!

¡Piensología crece!

¡Saludos, piensólog@s!

Como sabrán, hemos creado este espacio para ustedes esperando que su característica principal como “oasis cultural” sea de su agrado. Sin embargo, como es un espacio nuevo, está pasando por considerables cambios, los cuales mencionamos a continuación:

1. La primera instancia de Piensología, al ser creada en Facebook, no tenía mucha oportunidad de ser modificada. Cuando nos mudamos a este lugar, estuvimos buscando un esqueleto que pudiésemos ajustar y que fuera fácil de navegar, conservando su sobriedad y al mismo tiempo ese aire de bienvenida que un área para mentes abiertas suele tener. Por tanto, estamos continuamente probando widgets y cosas nuevas para hacer más amena la navegación por el sitio.

2. Nos han dicho que los comentarios por defecto de WordPress son poco amigables, así que estamos averiguando si es posible instaurar un un mejor sistema que permita la opinión y la discusión, tal y como desean.

3. Piensología tuvo en su mejor momento 22,093 seguidores y un alcance de 3 millones de personas en su momento más alto. Si pudimos lograr esas cifras fue gracias a cada uno de ustedes, quienes al compartir nuestras publicaciones hicieron posible que Piensología creciera como lo hizo. Nos gustaría volver a tener ese alcance pero, para ello, necesitamos que Piensología sea compartido con tanta gente como sea posible. ¡Contamos con ustedes!

Trabajamos duro para renacer y seguimos trabajando duro para crecer tan y aún más alto de lo que habíamos hecho, esperando que el alcance de este oasis cultural llegue a todos los rincones que quieran recibirnos.

¡Muchas gracias por elegir Piensología!

¡Piensología les da la bienvenida!

¡Bienvenidos, piensólog@s!

Si tan sólo así hubiera sido...

¡Muchas gracias a todos!

Pues lo prometido es deuda: no nos rendimos y seguimos en pie de lucha, tal y como habíamos prometido. Sin embargo, debido a que no queremos que Facebook nos vuelva a censurar contenido, hemos creado esta página para seguir ofreciéndoles “lo mejor de la fantasía y la realidad del mundo que nos rodea”, pero sin arbitrariedades estúpidas ni censuras hipócritas que afecten la apreciación del arte como sus creadores originalmente habrían determinado.

Como nuestro primer acto de regreso, publicaremos una serie de artículos en cinco partes acerca de la censura y por qué consideramos que puede ser tan peligrosa.

Como siempre, nuestra editorial está abierta a sus comentarios, pero ahora nos pueden encontrar en más lugares:

En Twitter: @Piensologia (http://www.twitter.com/Piensologia)
En Facebook (nuestro sitio anterior, ahora sólo para actualizaciones hacia este lugar): http://www.facebook.com/Piensologia
Por correo: editorial@piensologia.org

¡Estamos para servirles… cultura! ¡Muchas gracias por seguirnos!

P.D. Si quieren saber qué ocurrió con nosotros, por favor visiten el vínculo “¿Qué es Piensología?” que se encuentra debajo del título de nuestra página.