música

Piensología Musical: Sam & Dave

Sam y Dave era un grupo de soul poderosísimo en la década de los 60’s y respetado por todos los amantes del género, siendo representantes destacados de la música negra de la época e inmortalizados en el Salón de la Fama del Rock and Roll, en el de los Grammy y en muchos otros, habiendo ganado múltiples discos de oro y premios por sus aportaciones a la música.

El soul de Sam y Dave era inigualable en la época. Gracias a ellos hay clásicos que hoy en día son recordados, repetidos y homenajeados hasta el cansancio, siendo una de sus aportaciones la legendaria “Soul Man”, inmortalizada después por los Blues Brothers (que se encargaron de despertar interés al blues entrada la década de los ochenta).

Sam y Dave eran buenos con las baladas románticas derivadas del soul, con tonos más de R&B. Un ejemplo es la siguiente melodía en la que la voz de barítono de Dave y el tenor de Sam hacían mella en los corazones de los oyentes.

Sin embargo, la canción por la que más se les recuerda no es “Soul Man”, sino otra legendaria llamada “Hold On (I’m Coming)”, con un tono inconfundible que sería imitado y cubierto por muchos artistas actuales, siendo la última versión por los Styletones para un comercial de Dwayne “The Rock” Johnson… pero la que les compartimos será, como merecen ustedes lectores y lectoras de Piensología, la original.

Disfruten la música y, una vez más y como siempre, gracias por elegir Piensología.

Anuncios

Piensología Musical: Robert Palmer

En 1949, en el condado de Batley en Yorkshire, nacía un 19 de enero el legendario Robert Allen Palmer, quien sería bendecido con una voz increíblemente dotada para los tonos del soul, el jazz y del blues, en los cuales hizo sus pininos durante la década de los 70. Maestro de la voz, haría también coqueteos con el género pop (el cual empezaría a tomar fuerza apenas empezados los 80’s) y hasta con el reggae, estilo musical que sólo parecía manejarse por un puñado de músicos de la época — y entre los cuales Palmer supo destacar.

Al tiempo en que su nombre se hacía más popular en el mundo de la música, era notable la inventiva y la carencia de miedo en Palmer con respecto a incursionar y cambiar de género en una misma noche. Así como podía hacer una balada estilo reggae en un concierto, podía también terminar con un tono pop o blues y aún así hacer aplaudir al público, quien se mantendría fiel a su música durante los más de 30 años de carrera que llevaría a sus espaldas. Dicho apoyo le llevaría a escenarios legendarios como el de David Letterman, quien le tuviera en su show de variedad en 1989, acompañado de Buddy Guy y James Cotton.

Palmer, con su don de reinvención, habría de mantener el éxito en alto durante los 80’s y 90’s, aprovechando el empuje de su legendaria “Simply Irresistible”, logrando contratos con Pepsi y espacios envidiados como los de los anunciantes del Super Tazón.

El empuje de sus éxitos previos le permitió sobrevivir en los 90’s y entrar al siglo XXI con su último álbum de estudio, “Drive”, cuyo ritmo de blues le mereció un lugar legendario en los anales de la historia del género. Uno de los títulos de dicho álbum, “Mama, Talk To Your Daughter”, sería recordado por grandes amantes del blues como una de las mejores versiones de la canción jamás escuchada.

Tristemente, sería poco después de ese álbum, en septiembre de 2003, que Robert dejaría el mundo terrenal para volverse una leyenda musical, cuyo legado compartimos hoy en Piensología y que esperamos sea de su agrado.

¡Gracias por elegir Piensología!

Descansa en paz, David “Blackstar” Bowie

A la editorial de Piensología le queda claro que Bowie estaba, en su muy magistral y bizarra forma, despidiéndose de todos. Se van los buenos, pero se quedan como leyendas.

Descansa ya, Bowie. Descansa ya, Genio.

 

“In the villa of Ormen, in the villa of Ormen
Stands a solitary candle, ah-ah, ah-ah
In the centre of it all, in the centre of it all
Your eyes

On the day of execution, on the day of execution
Only women kneel and smile, ah-ah, ah-ah
At the centre of it all, at the centre of it all
Your eyes, your eyes

Ah-ah-ah
Ah-ah-ah

In the villa of Ormen, in the villa of Ormen
Stands a solitary candle, ah-ah, ah-ah
In the centre of it all, in the centre of it all
Your eyes
Ah-ah-ah

Something happened on the day he died
Spirit rose a metre and stepped aside
Somebody else took his place, and bravely cried
(I’m a blackstar, I’m a blackstar)

How many times does an angel fall?
How many people lie instead of talking tall?
He trod on sacred ground, he cried loud into the crowd
(I’m a blackstar, I’m a blackstar, I’m not a gangster)

I can’t answer why (I’m a blackstar)
Just go with me (I’m not a filmstar)
I’m-a take you home (I’m a blackstar)
Take your passport and shoes (I’m not a popstar)
And your sedatives, boo (I’m a blackstar)
You’re a flash in the pan (I’m not a marvel star)
I’m the great I am (I’m a blackstar)

I’m a blackstar, way up, oh honey, I’ve got game
I see right so white, so open-heart it’s pain
I want eagles in my daydreams, diamonds in my eyes
(I’m a blackstar, I’m a blackstar)

Something happened on the day he died
Spirit rose a metre and stepped aside
Somebody else took his place, and bravely cried
(I’m a blackstar, I’m a star star, I’m a blackstar)

I can’t answer why (I’m not a gangster)
But I can tell you how (I’m not a flam star)
We were born upside-down (I’m a star star)
Born the wrong way ‘round (I’m not a white star)
(I’m a blackstar, I’m not a gangster
I’m a blackstar, I’m a blackstar
I’m not a pornstar, I’m not a wandering star
I’m a blackstar, I’m a blackstar)

In the villa of Ormen stands a solitary candle
Ah-ah, ah-ah
At the centre of it all, your eyes
On the day of execution, only women kneel and smile
Ah-ah, ah-ah
At the centre of it all, your eyes, your eyes
Ah-ah-ah…

“Por una cabeza”, cantada por Carlos Gardel y de la mente de Alfredo Le Pera

Una de las espinas en el costado que sufrimos en la editorial de Piensología es cuando, en películas o en la radio popular, pasan la versión instrumental de “Por Una Cabeza” y llega quien dice amar el tango, tarareándola sin ni siquiera saberse la letra. Para quitarnos la espina, Piensología hace un servicio cultural, colocando la letra del gran Alfredo Le Pera cantada por el groso Carlos Gardel, esperando que la combinación les inspire a buscar más, a tanguear más y a perderse un poco en el placer que otorga la música.

“Por una cabeza de un noble potrillo
que justo en la raya afloja al llegar,
y que al regresar parece decir:
‘No olvides, hermano. Vos sabés, no hay que jugar…’
Por una cabeza, metejón de un día,
de aquella coqueta y risueña mujer
que al jurar sonriendo, el amor que está mintiendo
quema en una hoguera todo mi querer.
Por una cabeza
todas las locuras
su boca que besa
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
¿para qué vivir?
Cuantos desengaños, por una cabeza,
yo juré mil veces, no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar me hiere al pasar,
su boca de fuego, otra vez, quiero besar.
Basta de carreras, se acabó la timba,
un final reñido yo no vuelvo a ver,
pero si algún pingo llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero, qué le voy a hacer.”

tango-2

¡Gracias por elegir Piensología!

Piensología musical: ¡Hablamos de Hard Rock!

El “hard rock” (o rock pesado) es un subgénero de la música rock iniciado a finales de los 60’s, el cual fue sumamente popular durante casi dos decadas y que eventualmente perdió poder ante el éxito comercial del grunge y el britpop de los 90’s. Aunque la mayor contribución a su origen viene de Gran Bretaña, también fue afectada por la influencia de músicos estadounidenses como Jimi Hendrix y Janis Joplin, esta última creando un salto importante entre lo que se consideraba “rock psicodélico” hacia lo pesado del rock (y como ejemplo, “Piece of my Heart”):

El rock pesado maneja riffs potentes y distorsionados de la guitarra eléctrica (tanto rítmica como principal), los cuales son provistos por el bajo y la batería, que trabajan juntos para proveer un fondo cuyo propósito es levantar el poder de las guitarras y marcar el ritmo de la letra. Aunque la mayoría de grupos de rock pesado suelen tener cantantes con voz rasposa y gutural, algunos grupos preferían tonos más agudos o hasta de falsetto, como es el caso de The Who, cuyo éxito “The Seeker” les dejamos a continuación:

Aunque es fácil confundirlo con el heavy metal, el hard rock mantiene un cierto deje de “blues rock” y de “rock and roll”, fácilmente identificable en los swings de sus ritmos de fondo y en los riffs de guitarra con acordes continuos, cuidando que las líricas aún dieran poder a la canción. El heavy metal, por otro lado, tomó un camino algo más “oscuro” después de que Black Sabbath lo definiera adecuadamente al principio de la década de los 70, abriendo paso al punk, al death metal y al speed metal, por mencionar otros subgéneros.

No fue hasta los 70’s que el hard rock alcanzó su máxima popularidad con bandas como Led Zeppelin, The Who, Deep Purple y AC/DC, los cuales perdieron popularidad entrando los 80’s, una década en la que el pop y el heavy metal eran conceptos nuevos y, por lo tanto, más llamativos. Para sobrevivir en esa década, varios grupos de hard rock mezclaron su género con el heavy metal para mantenerse a flote, dando entrada a grupos como Aerosmith, Van Halen, Bon Jovi, Def Leppard y Guns n’ Roses, siendo ésta la última banda en mantener su popularidad hasta la entrada del grunge y del britpop empezando los 90’s (y a quienes ponemos de ejemplo con su “Paradise City”).

Por suerte, muchas bandas de grunge readoptaron el sonido del hard rock y dando lugar a un nuevo interés por parte del público, lo cual causó que varias bandas se levantaran de las cenizas y aumentaran en popularidad. Como ejemplo está la legendaria banda AC/DC, cuyo sonido reinventado y fiel adherencia al hard rock le hace extremadamente popular en tiempos modernos, tal y como demuestra su canción “Shoot to Thrill”, el video con el que cerramos este artículo y que Marvel eligió para presentar a Iron Man en su segunda entrega.

 

Esperamos que hayan disfrutado esta entrega de Piensología musical, no quedándonos más que agradecer su preferencia y esperar que el rock los acompañe esta noche.

¡A rockear!

 

El Vals de Sir Anthony

50 años atrás, mucho antes de que empezara su carrera como actor, Sir Anthony Hopkins era compositor, escribiendo un vals que tuvo mucho miedo de alguna vez escuchar con una orquesta formal, encajonándola durante todo ese tiempo. No fue sino hasta hace poco que Hopkins escuchó el trabajo del violinista holandés André Rieu, quedando maravillado con él y pidiéndole que fuera él quien tocara su vals por vez primera.

Después de saber quién había sido el que había hecho la petición, Rieu pidió verse con él y leer las notas que componen el famoso waltz. Una vez que pudo leer la música de la obra de Hopkins y conmovido por la amabilidad de Hopkins, Rieu no dudó un segundo más y aceptó gustoso presentarlo con su orquesta en Viena, escenario del video que presentamos a continuación.

“Let It Go” de Frozen va con todo…

Y no queremos decir que vaya con todo hacia algún lado, sino que va con todo… o al menos eso asegura el sitio Funny Or Die con esta compilación de videos en la que “Let It Go”, la versión en inglés de la icónica canción de la película Frozen, parece ser parte de cada película.

¿Ustedes qué piensan, piensólog@s?

Piensología musical: ¡Hablamos de House!

Nos pidieron que volviéramos a publicar nuestro artículo de House (del género musical, no del doctor), así que aquí va:

El house es un estilo de música electrónica que se originó en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, al comienzo de los años 80′. Inicialmente, se hizo popular en las discotecas orientadas hacia el público afroamericano y latino de la ciudad, después expandiéndose hacia Nueva York y Detroit. No fue sino hasta varios años después cuando el house llegó a Europa, donde se convirtió en un fenómeno masivo con una influencia dominante en otros estilos musicales como el pop y la música de baile de mediados de los años 90′.

El house está fuertemente influenciado por las variantes más soul y funk de la música disco. Generalmente imita la percusión del segundo género, especialmente el uso de un prominente golpe de bombo con cada beat, aunque también puede incluir poderosas líneas de bajo sintetizadas, baterías electrónicas, samples de funk y pop, además de vocales potenciadas con filtros reverb o delay. Aquí un ejemplo de house con esas influencias por parte de Laurent Wolf con “No Stress”:

En sus inicios, la música house estaba caracterizada por ritmos de cuatro cuartos, generalmente provistos por la batería, los platillos fuera de ritmo y bajos de sintetizador. Poco a poco, sin perder su influencia disco, el house fue adoptando otros elementos más electrónicos que acompañaban sus tonadas, dando mucho más relevancia al ritmo que a la canción per se. Hoy en día, el house tiene variantes curiosas de estilo e influencia, con algunas yéndose más a lo complejo del soul y el funk mientras otros se inclinan por un house más minimalista o la fusión con otros subgéneros, derivando en el euro house, el tech house, el electro house y el jump house, por mencionar algunos.

Pero para recordar bien lo que se publicó en Piensología en nuestro último artículo musical, traemos un ejemplo de house minimalista cuyo ritmo es ideal para bailar de mano de Scissor Sisters y su “Let’s Have a Kiki”.

¡Buen sábado, piensólog@s!

Piensología musical: ¡Hablamos de blues!

El blues es un género musical que se originó en las comunidades afroamericanas del sur de los Estados Unidos a finales del siglo 19, gracias a líderes espirituales (de donde nace también el gospel), agricultores y gente afroamericana de diferentes rubros laborales, recién saliendo de la opresión educativa y cultural por parte de la comunidad blanca que les había segregado, esclavizado y oprimido durante años.

No hay mucha documentación al respecto del origen del blues, esto debido a la baja educación de la comunidad rural afroamericana de Estados Unidos, que apenas en ese entonces tenía la oportunidad de estudiar y adquirir conocimiento. Por suerte, podemos ligar la forma del blues  y su historia en la del jazz, el R&B y el Rock & Roll de antaño, quienes usan los acordes progresivos de doce barras y el fondo a cinco ritmos característicos de ese género musical en sus canciones, inspirando a muchos músicos modernos a hacer lo mismo.

El blues puede subdividirse en diferentes géneros, sea así el country blues o el blues urbano, populares en diferentes periodos del siglo 20. Sin embargo, sus subgéneros más conocidos son el Delta, el Jump y el de Chicago, este último siendo popularizado enormemente en la película de los Hermanos Caradura (originalmente The Blues Brothers, con un ensamble musical impresionante).

Elwood Blues y Jake "Joliet" Blues.

Elwood Blues y Jake “Joliet” Blues.

Como hicimos en la anterior instancia de Piensología, nos permitimos compartir no uno, sino dos ejemplos hermosos de este género musical. El primero es el que habíamos compartido anteriormente: Muddy Waters con su “Mannish Boy”, cuyo tono de blues en cinco tiempos es reconocible casi enseguida.

En segundo lugar, les traemos no a una, sino a dos leyendas del blues: Big Mama Thornton y John Lee Hooker presentando “Hound Dog”, tal y como hicieron en 1965.

¡Que el blues adorne su jueves!