Blues

Piensología Musical: Robert Palmer

En 1949, en el condado de Batley en Yorkshire, nacía un 19 de enero el legendario Robert Allen Palmer, quien sería bendecido con una voz increíblemente dotada para los tonos del soul, el jazz y del blues, en los cuales hizo sus pininos durante la década de los 70. Maestro de la voz, haría también coqueteos con el género pop (el cual empezaría a tomar fuerza apenas empezados los 80’s) y hasta con el reggae, estilo musical que sólo parecía manejarse por un puñado de músicos de la época — y entre los cuales Palmer supo destacar.

Al tiempo en que su nombre se hacía más popular en el mundo de la música, era notable la inventiva y la carencia de miedo en Palmer con respecto a incursionar y cambiar de género en una misma noche. Así como podía hacer una balada estilo reggae en un concierto, podía también terminar con un tono pop o blues y aún así hacer aplaudir al público, quien se mantendría fiel a su música durante los más de 30 años de carrera que llevaría a sus espaldas. Dicho apoyo le llevaría a escenarios legendarios como el de David Letterman, quien le tuviera en su show de variedad en 1989, acompañado de Buddy Guy y James Cotton.

Palmer, con su don de reinvención, habría de mantener el éxito en alto durante los 80’s y 90’s, aprovechando el empuje de su legendaria “Simply Irresistible”, logrando contratos con Pepsi y espacios envidiados como los de los anunciantes del Super Tazón.

El empuje de sus éxitos previos le permitió sobrevivir en los 90’s y entrar al siglo XXI con su último álbum de estudio, “Drive”, cuyo ritmo de blues le mereció un lugar legendario en los anales de la historia del género. Uno de los títulos de dicho álbum, “Mama, Talk To Your Daughter”, sería recordado por grandes amantes del blues como una de las mejores versiones de la canción jamás escuchada.

Tristemente, sería poco después de ese álbum, en septiembre de 2003, que Robert dejaría el mundo terrenal para volverse una leyenda musical, cuyo legado compartimos hoy en Piensología y que esperamos sea de su agrado.

¡Gracias por elegir Piensología!

Anuncios

Piensología musical: ¡Hablamos de blues!

El blues es un género musical que se originó en las comunidades afroamericanas del sur de los Estados Unidos a finales del siglo 19, gracias a líderes espirituales (de donde nace también el gospel), agricultores y gente afroamericana de diferentes rubros laborales, recién saliendo de la opresión educativa y cultural por parte de la comunidad blanca que les había segregado, esclavizado y oprimido durante años.

No hay mucha documentación al respecto del origen del blues, esto debido a la baja educación de la comunidad rural afroamericana de Estados Unidos, que apenas en ese entonces tenía la oportunidad de estudiar y adquirir conocimiento. Por suerte, podemos ligar la forma del blues  y su historia en la del jazz, el R&B y el Rock & Roll de antaño, quienes usan los acordes progresivos de doce barras y el fondo a cinco ritmos característicos de ese género musical en sus canciones, inspirando a muchos músicos modernos a hacer lo mismo.

El blues puede subdividirse en diferentes géneros, sea así el country blues o el blues urbano, populares en diferentes periodos del siglo 20. Sin embargo, sus subgéneros más conocidos son el Delta, el Jump y el de Chicago, este último siendo popularizado enormemente en la película de los Hermanos Caradura (originalmente The Blues Brothers, con un ensamble musical impresionante).

Elwood Blues y Jake "Joliet" Blues.

Elwood Blues y Jake “Joliet” Blues.

Como hicimos en la anterior instancia de Piensología, nos permitimos compartir no uno, sino dos ejemplos hermosos de este género musical. El primero es el que habíamos compartido anteriormente: Muddy Waters con su “Mannish Boy”, cuyo tono de blues en cinco tiempos es reconocible casi enseguida.

En segundo lugar, les traemos no a una, sino a dos leyendas del blues: Big Mama Thornton y John Lee Hooker presentando “Hound Dog”, tal y como hicieron en 1965.

¡Que el blues adorne su jueves!