biografía

Piensología Cultural: Pablo Neruda

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, mejor conocido como el poeta Pablo Neruda, nació un 12 de julio de 1904 en la ciudad de Parral, una comuna y ciudad ubicada en la VII Región del Maule, Chile. Considerado entre los mejores y más influyentes artistas de su siglo y “el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma” según Gabriel García Márquez, es reconocido a lo largo del mundo por sus letras y sus ideas.

Además de sus logros literarios, Neruda formó parte del del Comité Central del Partido Comunista, se enfiló como precandidato a la presidencia de su país y además fue embajador en Francia. También fue un destacado activista político y senador, que podía contar entre sus múltiples reconocimientos un Premio Nobel de Literatura (el cual ganó en 1971) y un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford. Por ahí de 1972, Neruda viaja a la URSS, donde hace parte de su libro “Geografía infructuosa”. El 28 de octubre es nombrado Miembro del Consejo Consultivo de la Unesco, elegido por la Conferencia General, por un período de cuatro años y en el mes de noviembre viaja a Chile, en donde el pueblo chileno le hace un homenaje en el Estadio Nacional.

El 5 de febrero de 1973, Neruda renuncia a la embajada en París por cuestiones de salud, comunicándoselo al presidente Salvador Allende cuando éste va a visitarlo a su casa de Isla Negra. Pocos días después del Golpe de Estado perpetrado por Pinochet el 11 de septiembre de ese año (y en el que muere Allende), Neruda finalmente es alcanzado por el tiempo y fallece el 23 del mismo mes en la clínica Santa María de Santiago de Chile.

Allende y Neruda, antes del fatídico septiembre de 1973.

Allende y Neruda, antes del fatídico septiembre de 1973.

Recordando su trabajo, les dejamos el poema “Sed de ti”:

“Sed de ti me acosa en las noches hambrientas.
Trémula mano roja que hasta su vida se alza.
Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía.
Sed de metal ardiendo, sed de raíces ávidas…

Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla.
Cómo poder no amarte si he de amarte por eso.
Si ésa es la amarra cómo poder cortarla, cómo.
Cómo si hasta mis huesos tienen sed de tus huesos.
Sed de ti, guirnalda atroz y dulce.
Sed de ti que en las noches me muerde como un perro.
Los ojos tienen sed, para qué están tus ojos.

La boca tiene sed, para qué están tus besos.
El alma está incendiada de estas brasas que te aman.
El cuerpo incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo.
De sed. Sed infinita. Sed que busca tu sed.
Y en ella se aniquila como el agua en el fuego.”

¡Buen viernes les desea Piensología!

Anuncios