amor

“Del amor en el sexo”, de Roberto Carlos Cisneros Patlán

“En el amanecer, despertando al alba llenos del amor hecho anoche, te abrazo. Te busco con mi boca, te encuentro por tu olor a nosotros. Siento que estamos hechos el uno para el otro, tus pechos dulcísimos y suaves me convencen de ello; tus manos pequeñas guían a las mías hacia tu cuerpo. Toco tu cuerpo, lo acaricio desde tu espalda hasta tus piernas, desde tu rostro hasta tus recuerdos. Beso tu cuello, amaino tu cabello, la punta de mi lengua recorre el corto camino hasta tu oreja, la bebo, la delineo. Suspiras. Se te eriza la piel. Te yergues hacia mí. Te recorren mis manos —¡qué bello tocar tu vientre!—, te tomo mía.

Un rescoldo arde entre tus piernas. Te amo —sueltas. Entre las sábanas se conflagra el fuego que somos. Recuerdo a Cortázar, ¿hacemos el amor o él nos hace a nosotros? No importa, estoy en ti, nos queremos literalmente, nos hacemos y perpetuamos en cada intromisión mía en tus órganos húmedos, no hay más. Se dilatan tus pupilas mientras aprietas las manos como si empuñaras tu vida o la mía, como si te aferraras a vivir y a seguir sintiendo lo de ahora, a mantenerme dentro de ti interminablemente. Llega el éxtasis, lo siento porque no puedes más y sueltas un gemido desinhibido, anormal, sincero.

Mi corazón late rápido, muy rápido. Has quedado inerme, sólo respiras y sientes. Te amo —dices sin mirarme. Es cierto que nos amamos, pero esto es otro nivel, es la carne llanamente; es el placer satisfecho con dos cuerpos al fin cansados, sudorosos, llevados al límite, saciados por este instante. Podría tenerte sin amarte, ciertamente. Es entonces cuando entra el amor como protagonista, el amor después de hacer el amor. Te recuestas sobre mi pecho fulminado; acaricio tu cabello húmedo, tu espalda fría. Me quedo quieto, pensando, sólo pensando. Te amo.”

“Del amor en el sexo”, de Roberto Carlos Cisneros Patlán (@rcarlospatlan).

 

Anuncios

“No siento nada, mujer” de Salvador A. Pérez Rosas

“Te lo llevaste todo, mujer.
Cuando te fuiste, nada dejaste.
Te llevaste mi amor, mi pasión,
hasta mis palabras, mujer.

En meses no he escrito nada, mujer.
Nada desde que te marchaste.
Solo estoy, sin corazón,
sin mis palabras, mujer.

Qué cruel resultaste, mujer.
Dejando a un poeta tirado al traste.
Perdiendo de a poco la razón,
sin palabra alguna, mujer.

Pero hoy brilla el sol, mujer.
días después de que te marchaste.
Al fin, del futuro una visión,
y regresan mis palabras, mujer.

Hoy no siento nada, mujer.
Dice adiós el hombre que abandonaste.
Hacia el futuro, con decisión.
Sin más palabras para ti, mujer.”

12003973_905434276215005_5394433028783314499_n

“Hoy te amo menos”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Te prometí una vida llena de amor,
ser fiel siempre a tu figura.
Te prometí calor en días de frío,
para evitar el dolor que te censura.

Quise ser esposo, hombre, el ser amado,
quien en tu lecho durmiera a tu lado.
Pero llegó de nuevo el enemigo mismo:
entre nosotros, de nuevo, el abismo.

Pudimos ser vida, alegría y perpetuidad.
Pudimos ser uno por toda la eternidad.
Pero no somos nada ni seremos jamás.
Hoy te amo menos y mañana, no más.”

“Hoy te amo menos”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Antes y después”, de Roberto Carlos Cisneros Patlán

“La conocí poco antes de agosto
en un momento mío de soledad,
me enamoré como loco de su rostro
que después no me tendría piedad.

Sus manos me gustaron como sus ojos
aunque mi delirio fue su libertad,
siendo yo cautivo de mis arrojos
jamás quise coartar su voluntad.

En noches de alcohol desmesurado
el llanto a raudales me brotaba,
mi amor eterno le habría jurado
mientras ella con desprecio me mataba.

Acabé por sus palabras azotado,
ella ocultaba su verdadero ser:
párvula parecía en el pasado,
despiadada terminó por parecer.

La quise, a pesar de ser ella
la causa de mi terrible padecer,
en noches de una sola estrella
le recuerdo y comienzo a entristecer,
comencé por querer a una doncella
y ella misma se hizo aborrecer.”

Couple-Intimate-Sensual-Body-Art-Boudoir-Nude-Fine-Art-Photos-3

“Antes y después”, de Roberto Carlos Cisneros Patlán.
Fotografía por Evelina Pentcheva.

¡Gracias por elegir Piensología!

“Mañana dejaré de amarte”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“A esa mujer que de mi vida fue parte,
aquella que aún es mi singular amada,
así me deje el corazón en la nada,
será mañana cuando deje de amarte.

Porque no puedo ya con tantas pasiones,
con la imagen tan presente de tus senos.
Pero no todos los recuerdos son buenos,
que también guardo lo cruel de tus acciones.

Te deseo sólo bien, querida mía,
salud y bienestar para tí yo quiero.
Y si de lo nuestro queda si un empero,
¡Pues llama, habla, que se nos acaba el día!

Porque mañana voy a dejar de amarte,
porque más quiero amar y encontrar amor.
Y si lo que fue contigo ha sido un error,
no digas más, que habré al fin de olvidarte.”

Femme Ex Machina

“Mañana dejaré de amarte”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas.

“Amaba amarte”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas.

“De las cosas que hicimos y de todo lo que juntos aprendimos, lo que más me gustaba, lo que más adoraba, era amarte. Amaba amarte toda, amarte a medias, amarte grande y amarte pequeña. Amaba verte sonreír, amaba hacerte reír y amaba borrar de ti cada duda que se te escurria en el corazón.

tumblr_nam9h1Gg281rbcubso1_1280

Amaba molestarte un poco en broma sólo para que me gruñieras de regreso. Amaba cada momento en el que estabas triste porque podía alegrarte. Cada momento en que te enojabas porque podía calmarte. Cada momento en que dudabas porque podía convencerte. Cada momento en que temías porque podía ser el valor que te hacía falta.

tumblr_nam9h1Gg281rbcubso2_1280

Amé cuando nos amamos no importando el lugar. En el auto, en la calle, en donde fuera; el amor estaba con nosotros y, si no estaba, lo hacíamos juntos hasta saciarnos.

Y así como amé todo eso, amé también cuando peleamos. Cuando comenzaste a temer tanto que no regresabas, cuando comenzaste a dudar tanto que te volviste injusta, que te volviste cobarde, que te volviste hasta censura.

Amé todo ello porque tanto te amo aún, que amé la oportunidad de dejarte libre y de seguir siendo sin mí. Porque sin mí es como me enamoré de ti… y conmigo es como no quise seguir amándote”.

“Amaba amarte”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2015.

“Amor”, de Pablo Neruda

“Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte
la leche de los senos como de un manantial,
por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte
en la risa de oro y la voz de cristal.
Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos
y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,
porque tu ser pasara sin pena al lado mío
y saliera en la estrofa -limpio de todo mal-.

tumblr_narn5kgdcj1qhoviro1_1280

Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría
amarte, amarte como nadie supo jamás!
Morir y todavía
amarte más.
Y todavía
amarte más
y más.”

“Amor”, de Pablo Neruda

“Te piden que olvides…” de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“La perdí. Un día, después de tanto luchar, se fue. No hubo mucho que pudiera hacerse, tampoco. La partida era inminente. Se fue.

Lloras, gritas, dueles. Maldices a quien sea mientras dejas de creer en quien cree todo el mundo. Dejas de sentir lo que sienten los demás y te dejas caer en un abismo de dolor que nadie parece poder entender, pero que al principio todos pretenden compartir contigo.

Ellos eventualmente se rinden. Se cansan. No importa quién sea, todos te piden que olvides. Que dejes ir. Que el tiempo lo sana todo. Que esto no se ha terminado. Que lo superes. Que te sientas bien. Que ya sufriste demasiado y que es hora de decir adiós. Que encontrarás a alguien más.

tumblr_n37oneoB5N1spbxyho1_500

Pero no es lo mismo. No es como cuando dices adiós sabiendo que estarán mejor en otro lado, siempre teniendo la esperanza de que alguien más te cuente cómo le ha ido. Tampoco puedes ir de visita ni puedes llamarle por teléfono para recordar viejos tiempos, ni siquiera después de esa épica borrachera que te recuerda lo que has perdido. No hay forma de seguirle a donde esté, tampoco, ni la hay de verla más feliz en otro lado o con alguien más.

Esa clase de despedidas duran un poco más. Duran para siempre.

Y no puedes sino preguntarte si esas personas que tanto te dicen que olvides, que dejes ir, han perdido alguna vez a alguien como tú lo has hecho. Si alguna vez han encontrado y perdido a alguien cuyo amor consideran irremplazable. Pero sabes que no es así y que jamás será así; nadie logrará entenderte a menos que hayan caminado en tus zapatos.

tumblr_mgow381Gy71ql40fgo1_500

Pero venga, que hay que ser fuerte. Hay que intentarlo y hacerles creer que perder a quien la mayoría busca toda una vida no te ha hecho mella, que así dejas de preocupar a quienes te quieren y dejas de joder a quienes tienes harto. Volver a amar será casi imposible ya que no aceptarás nada menos que el amor que alguna vez diste y has recibido. Mientras tanto, ofrecerás consejo, alivio y cariño a los que sufren por aquellos que no les quieren porque sabes lo que es amar y ser amado, porque sabes lo que es —en realidad— el amor verdadero.

Y no necesitarás pedir ayuda. Nunca. Porque conoces tanto lo que es el dolor que no querrás que nadie más sepa de él de esa manera, ni siquiera si eres tú el que sufre. Así te caigas a pedazos, harás lo imposible para evitarlo.

Porque sabes muy bien lo que es el amor,
y sabes aún más cómo se siente perderlo.”

“Te piden que olvides”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas, 2012.

“Cuando te quedaste atrás” de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Cuando te quedaste atrás,
te quedaste con todo lo mío.
Ni amor, paciencia y brío,
no quedaba en mí ya más.

Cuando te quedaste atrás,
elegiste quedar en el pasado.
Elegiste creer no haber amado,
a quien amar siempre habrás.

Femme Ex Machina

Cuando te quedaste atrás,
cortaste imagen, voz y amor.
Y lo que se corta con ardor
No se va del corazón jamás.

Espero que no sufras más,
que no tengas miedo de soñar
y que decidas al fin dejar,
ese día en que quedaste atrás.”

“Cuando te quedaste atrás”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas, 2015.

El Amor Verdadero según Puuung

¡Saludos, piensólog@s!

El día de hoy compartimos con ustedes esta serie de imágenes hechas por un ilustrador coreano de sobrenombre “Puuung” celebra el amor verdadero con diferentes escenarios, compartiendo sueños e ideales derivados de la auténtica ternura de la que es capaz el ser humano.

En propias palabras de Puuung, “El amor es algo con lo que todos se pueden relacionar. Y viene en maneras que fácilmente podemos observar en nuestras vidas. Así que intenté encontrar el significado del amor en nuestras vidas diarias y hacerlo una pieza de arte“.

Para muestra, aquí unas imágenes:

tumblr_nniusb4pql1qa53wno1_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno3_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno4_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno5_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno6_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno10_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno9_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno8_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno7_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno2_1280Si desean ver más del trabajo de Puuung, aquí dejamos el vínculo a su portafolio virtual (aunque sí, claro está, en coreano).

¡Gracias por elegir Piensología!