Editorial

Aquí es donde puedes encontrar todas las actualizaciones, cambios importantes y demás noticias relacionadas con Piensología, así como mensajes importantes para nuestros lectores.

“Cuando te quedaste atrás” de Salvador Alejandro Pérez Rosas

“Cuando te quedaste atrás,
te quedaste con todo lo mío.
Ni amor, paciencia y brío,
no quedaba en mí ya más.

Cuando te quedaste atrás,
elegiste quedar en el pasado.
Elegiste creer no haber amado,
a quien amar siempre habrás.

Femme Ex Machina

Cuando te quedaste atrás,
cortaste imagen, voz y amor.
Y lo que se corta con ardor
No se va del corazón jamás.

Espero que no sufras más,
que no tengas miedo de soñar
y que decidas al fin dejar,
ese día en que quedaste atrás.”

“Cuando te quedaste atrás”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas, 2015.

Hiroshima y Nagasaki: recordando la tragedia sobre el pueblo japonés

El 6 de agosto de 1945 cae a la primera bomba atómica -denominada “Little Boy”- y detona a más de seiscientos metros sobre la ciudad de Hiroshima, llevándose a 166,000 vidas con ella. Tres días después, el 9 de agosto, caería “Fat Man” sobre Nagasaki llevándose a unas 80,000 personas, sin contar las secuelas de la radiación y el daño psicológico, material y económico causado sobre el pueblo civil japonés, resultado de los únicos ataques con armas nucleares registrados en la historia del mundo.

La explosión nuclear. Esta foto se dice que es de "Fat Man", la bomba que cayó en Nagasaki

La explosión nuclear. Esta foto se dice que es de “Fat Man”, la bomba que cayó en Nagasaki

Leucemias, envenenamiento por radiación, cáncer y distintos tipos de cáncer habrían sido los efectos secundarios de la explosión. Por si eso fuera poco, Estados Unidos no había enfocado sus ataques al ejército, sino a la población civil de ambos lugares. Los que pagaron las decisiones de Hirohito habría sido su pueblo, quien superaría el daño eventualmente, aunque jamás olvidando lo sufrido.

Seis días después de la detonación sobre Nagasaki, el 15 de agosto, Imperio del Japón anunció su rendición incondicional frente a la “bondad” provista por Estados Unidos y sus Aliados, haciéndose formal el 2 de septiembre con la firma del acta de capitulación. Con la rendición de Japón, concluyó la Segunda Guerra Mundial. El Imperio nipón sería ocupado (hasta el día de hoy) por fuerzas aliadas lideradas por los Estados Unidos —con contribuciones de Australia, la India británica, el Reino Unido y Nueva Zelanda— y adoptó los «Tres principios antinucleares», que le prohibían poseer, fabricar e introducir armamento nuclear.

Sombra dejada por la explosión nuclear en Nagasaki. La radiación era tal que ese tipo de sombras era común conforme se acercaban al origen de la explosión.

Sombra dejada por la explosión nuclear en Nagasaki. La radiación era tal que ese tipo de sombras era común conforme se acercaban al origen de la explosión.

“Recuerda Hiroshima y Nagasaki”, dirían las fábricas y lugares de trabajo después de la guerra. “Recuerda por qué están aquí”, decían algunos residentes que vivían cerca de las bases navales de los ejércitos que les habían vencido. Esa, tristemente, era su motivación: no olvidar lo sufrido. No olvidar lo acontecido. No olvidar lo que les había causado tanto dolor y lo que les había arrebatado a tantos seres queridos. Japón, rendido, no olvidaría nunca lo que la guerra había traído consigo.

El artillero Bob Caron, también fotógrafo del Enola Gay, describía la bomba así:

“Una columna de humo asciende rápidamente. Su centro muestra un terrible color rojo. Todo es pura turbulencia. Es una masa burbujeante gris violácea, con un núcleo rojo. Todo es pura turbulencia. Los incendios se extienden por todas partes como llamas que surgiesen de un enorme lecho de brasas. Comienzo a contar los incendios. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… catorce, quince… es imposible. Son demasiados para poder contarlos. Aquí llega la forma de hongo de la que nos habló el capitán Parsons. Viene hacia aquí. Es como una masa de melaza burbujeante. El hongo se extiende. Puede que tenga mil quinientos o quizá tres mil metros de anchura y unos ochocientos de altura. Crece más y más. Está casi a nuestro nivel y sigue ascendiendo. Es muy negro, pero muestra cierto tinte violáceo muy extraño. La base del hongo se parece a una densa niebla atravesada con un lanzallamas. La ciudad debe estar abajo de todo eso. Las llamas y el humo se están hinchando y se arremolinan alrededor de las estribaciones. Las colinas están desapareciendo bajo el humo. Todo cuanto veo ahora de la ciudad es el muelle principal y lo que parece ser un campo de aviación.”

Registro fotográfico del daño en Hiroshima

Registro fotográfico del daño en Hiroshima

Recordemos Hiroshima y Nagasaki. No permitamos que se olvide la historia: ni los errores de los involucrados ni la crueldad de aquellos que clamaban querer paz consiguiéndola con muerte.

Piensología agradece su lectura.

Castle Combe: un pueblo medieval en el mundo moderno

En lo recóndito de Wiltshire, en Inglaterra, se esconde un pequeño pueblo con apenas 350 habitantes llamado Castle Combe. Siempre en los primeros puestos de listas concernientes a los mejores pueblos de Europa, Castle Combe es famoso no sólo por su belleza, sino por la amabilidad de sus habitantes, la tranquilidad de las calles y la historia que hay detrás de cada uno de sus edificios, incluyendo la famosa Iglesia Medieval, principal aporte turístico del poblado.

castlecombe05 castlecombe04  castlecombe02

No conforme con ser un lugar pequeño, Castle Combe tiene uno de los hoteles más hermosos de Europa, siendo el Manor House aquél que rivaliza con otros hoteles del estilo, orgullosamente presumiendo cinco estrellas. El equipo de Piensología, encantados con el lugar, ha decidido compartir con ustedes una probadita de lo que es el maravilloso pueblo de Castle Combe, urgiéndoles a visitarlo si les es posible.

castlecombe01castlecombe03

¡Gracias por elegir Piensología!

Serge Marshennikov y el hiperrealismo erótico

Marshennikov nació en Bashkiria en 1971 (anteriormente la Unión Soviética), exactamente en la provincia de Ufa. Un artista consumado desde su más tierna infancia, fue apoyado por su madre durante toda su vida, quien hacía lo imposible para otorgarle clases con diversos profesores de arte particulares. Su habilidad fue reconocida inclusive entrando a la Escuela de Arte de Ufa en el 95, logrando captar la atención de los directivos de la Academia Repin de Bellas Artes en San Petersburgo, una de las más famosas en el mundo.

Serge Marshennikov (20) Serge Marshennikov (21)

Hoy en día, las pinturas de Serge se han vendido a lo ancho y largo del mundo (desde las casas de subasta Christie’s en Londres hasta la Bonham’s en Knightsbridge). Su trabajo está en tanta demanda que sus precios aumentan a cada pedido, aunque aquellos con menos fortuna pueden disfrutar de sus trabajos en el Museo de Arte Moderno de El Paso, en el Museo de Grace en Abilene y en otros museos menores en Rusia, Inglaterra, Dinamarca, Francia y Japón.

Serge Marshennikov (12) Serge Marshennikov (10) Serge Marshennikov (4)Serge Marshennikov (2) Serge Marshennikov (1)

Como muestra, dejamos aquí una galería con algunos de sus trabajos más prominentes. Esperamos no sólo que lo disfruten, sino que sigan con nosotros en el Proyecto Piensología. ¡Muchas gracias por elegirnos!

“There She Is!!” – Recordando a Doki y a Nabi (O La Nostalgia del Flash empezando el Siglo XXI).

Hace unos meses, Piensologia presentó un artículo en el que se hablaba de las animutaciones, un fenómeno viral de internet que se valía del software conocido como Shockwave Flash (ahora conocido como Adobe Flash) para hacer montajes animados impredecibles de imágenes relacionadas a la cultura pop, acompañadas de una melodía en un lenguaje extranjero para el público en cuestión.

Eventualmente, el uso de Flash comenzó a volverse mucho más popular, con varios grupos y equipos creativos compitiendo con otros para llamar la atención y promocionar tanto sus productos como sus ideas a través de la red. En medio de ese “boom” de animación, el sitio coreano SamBakZa creó un pequeño corto llamado “There She Is!!” en 2004, cuya trama gira en torno a una sociedad de conejos y gatos antropomórficos, centrándose en la relación entre una coneja y un gato, considerada como tabú en dicha sociedad.

Doki y Nabi, los protagonistas de

Doki y Nabi, los protagonistas de “There She Is!!”

El éxito de esa primera animación fue tal que su audiencia en línea no sólo pertenecía a Corea, sino que emigró a otros países de Asia, Europa y América, quienes miraban conmovidos la relación que se desenvolvía entre Doki y Nabi, llegando a un éxito tal que SamBakZa continuó la serie con cuatro animaciones más, todas con un alto contenido visual, musical y emocional.

Recordando esos tiempos, Piensología les trae los cinco capítulos completos que conforman esta aventura en un sólo video, esperando que los disfruten tanto como nosotros lo hicimos recordándolos (tiempo aproximado: 24 minutos).

¡Gracias por elegir Piensología!

“Revolución”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

marcha1Me contengo,
me detengo.
Ante el hermano perdido,
ante el compatriota herido,
ante los que se han ido,
me contengo,
me detengo.

No puedo más,
se me escapa el llanto.
Ante un fallido estado,
ante un pueblo engañado
ante el corazón desgarrado
de un padre, de una madre,
de cuarenta y tres.

Me rehúso a callar,
y no caeré en su juego.
Y gritaré a cada segundo,
ante un gobierno nauseabundo,
para que escuche todo el mundo.
Un grito pacífico.
Un viento de cambio.

Revolución.”

“Revolución”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas, 2014.

Sobre Lázaro Cárdenas, sus logros y la estúpida crítica de los medios a los héroes patrios

En los últimos años, quienes hoy conformamos el equipo de Piensología observamos un fenómeno muy común y que suele darse en países donde el gobierno suele ser tan corrupto que cualquier señal o fuente de ideas en pro de algo mejor, en pro de la protesta o en pro de la crítica política: un desdén absoluto a quienes les dieron patria, a quienes marcaron la historia y al valor general de la palabra “patriotismo”. Todo ello no sólo en los medios, sino en las bocas de quienes se habían tragado el cuento.

Se buscó demeritar la imagen de Miguel Hidalgo y la de Benito Juárez, adjudicándoles actos que no habían llevado a cabo o criticándolos por otros que eran meramente casuales.

Se buscó demeritar la imagen de Miguel Hidalgo y la de Benito Juárez, adjudicándoles actos que no habían llevado a cabo o criticándolos por otros que eran meramente casuales.

Era como si, de repente, ser patriota fuera algo del pasado y lo de hoy fuera acoplarse a lo que se dijera porque “así debía ser”; porque había que apoyar lo que fuera sin chistar ni repelar; porque aquellos del pasado habían arruinado o entorpecido el crecimiento que, obviamente, los actuales tanto buscan (porque ellos son los buenos, vaya. No hay corrupción que valga ni nada, por Dios. Los del gobierno somos los más guay, dirían en México, en España y donde fuera que la sufren igual).

El año pasado, como si fuera la mejor solución a todo lo que aqueja a México, se decidió dar todo por la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto, la cual -según los de arriba, cercanos al mismo presidente actual- ofrecían un sinfín de nuevas opciones que hasta Lázaro Cárdenas -quien liderase la Expropiación Petrolera que tomaría el control de los recursos del país para entregárselos al pueblo- habría de apoyar.

Cárdenas habría de sufrir lo mismo que Hidalgo y Juárez, sobre todo en épocas en las que rechistar en contra de la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto era criticado por los medios y sus representantes.

Cárdenas habría de sufrir lo mismo que Hidalgo y Juárez, sobre todo en épocas en las que rechistar en contra de la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto era criticado por los medios y sus representantes.

Tal mentira y tal incongruencia no pasaron desapercibidas, pero los medios eran brutales: se trataba de callar lo que Lázaro Cárdenas había logrado y demeritar el alcance de sus contribuciones. Se trataba de aplicar en Lázaro Cárdenas lo que se había hecho sobre otros héroes patrios del país: hablar mal de ellos y, si no había nada malo que decir, entonces mentir. Claro, porque un pueblo que no tiene a quién admirar es un pueblo que no tendrá ganas de alzar la voz.

Nos dimos a la tarea, pues, de buscar lo que Lázaro Cárdenas había hecho por México. Sus contribuciones, su lucha, sus deseos de un México mejor y que muchos posteriores buscaron ensuciar de corrupción y vileza… y que no lograron esconder, porque aquí después del corte hacemos un breve recuento de todo ello:

(más…)

“Soy yo”, de Salvador A. Pérez Rosas

“No debes temer más, luna mía.
El tiempo es mera eventualidad,
El futuro es sino un momento,
de la que será nuestra realidad.

Sé que el miedo está presente,
que mucho temes al amor puro.
Entonces seré valor, mi dama,
mientras me ames, yo esto juro.

Jamás te haré falta, mi cielo.
Seré siempre al amor sincero.
Pues mi lugar está a tu lado,
Soy yo, sin duda, el verdadero.

Esa es, sin duda, mi respuesta.
que cantaré con gran embeleso,
Y cada que temas ahí estaré,
dándote valor con un beso.

Pues soy yo, mi mujer de nieve,
ese hombre que tanto te ama.
El caballero que esperaba,
a que llegara su linda dama.

“Soy yo”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2015.

48205_10151192791357381_607193284_o1

“Vieja compañera”, de Salvador A. Pérez Rosas

“Ah, eres tú, vieja compañera. Hacía mucho que no visitabas. Que no sabía nada de ti.

Pero para poder recibirte con una sonrisa y aún tener la energía suficiente para despedirme de ti, he de hacer a un lado los escombros que has dejado sobre mí. Aquellos que cubren lo que creí poder ignorar y que he de recoger si es que quiero enfrentarme a ti.

¿Por qué regresas? ¿Por qué insistes? ¿Por qué no puedo simplemente ignorarte y continuar con aquello que me hace feliz? Ah, por eso. Porque no te he enfrentado. Porque no te he dicho que ya no eres bienvenida. Porque ignorarte no sirve de nada si aún estás ahí.

Siempre has sido una cruel compañera, intentando mezclarte con aquello que me deja una sonrisa o que me hace olvidar que existes. Es como si cada vez que quisiera dar un paso al frente, me jalaras del pantalón para voltear hacia ti y darme cuenta de que sigues presente.

La verdad es ineludible: debo enfrentarte si es que quiero dejarte ir. Debo decirte lo que no he dicho si es que quiero ser libre. Debo seguir adelante sin ignorarte. Enfrentarte. Vencerte.

Eres cruel. Inclusive buscas hacer de la catarsis de estas palabras una pérdida de tiempo, así como te encargas de ensuciar cualquier dulzura con tu pesadumbre. Y pensar que antes me amargaba entre bromas, justificando mi soledad contigo, mi única compañera.

Pero no habrás de lograr nada. No esta vez. Porque la última vez dije que la próxima sería la última. Y la última es esta vez. Resulta que tu presencia es poderosa, pero más lo es la de ella. Sé que la odias, pero tu opinión ya no es importante. Lo que me hagas recordar ya no es relevante. Porque a diferencia de otras veces, esta vez estoy con ella.

¿Duele, acaso, que no quiera estar contigo? Bien, así tal vez decidas no regresar más y, si lo haces, jamás será lo mismo. No olvides que siempre me he puesto de pie, aún contigo presente para arruinarme el intento. No podrás vencer. No lograrás tu cometido. Nunca lo harás.

Perderás. Claro, insistirás, pero siempre perderás.

Me quedo con ella.

Adiós, Tristeza.

Hola, Felicidad”.

“Vieja Compañera”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2015.

lelol

Soy sobreviviente

Soy sobreviviente.

Soy sobreviviente.

“Soy india, wuacha y loca
soy negra, gitana, judía y palestina
Peruana, boliviana y migrante
Soy mestiza, latina y blanca.
Soy sobreviviente.
Soy pobre, pobladora, trabajadora
cesante, ambulante y explotada.
Soy puta, vendo flores por las noches,
pido limosnas y canto en las micros.
Coso ajeno, lavo ajeno, limpio ajeno,
pero soy propia y rebelde.
Soy sobreviviente.

Soy niña, jóven, adolescente y vieja.
He sido monja para no casarme
Me he matrimoniado para salir del yugo paterno
He abandonado a un hombre para no ser esclava
Soy sobreviviente.

Soy okupa, activista, anarquista, pensadora, escritora…
y otras veces, me hago la tonta…
Soy terapeuta, comunicadora, monitora y autodidacta
Soy ecologista, pacifista, animalista, vegetariana y vegana
Y otras veces doy la guerra con uñas y con dientes
porque soy sobreviviente.

Soy lesbiana, maraca, amante de un hombre o de varios
Amo, deseo, quiero y desespero…
Visto señido, corta la falda, escote abierto…
O no muestro nada
¡No porque No!
Y No ¡porque No es No!
Tapada
para que no me vean
para que no me acosen
para que no me vendan y me compren
para que no vean quién de verdad soy
Aunque soy quien soy
y la que quiero ser, soy.
Estoy viva, lo confieso
Soy sobreviviente.
No he ido de blanco, jamás
no me sienta, no es mi color
me invisibiliza, me absorve, me devora
No he usado tacos altos, nunca
me caigo, me enlentecen, me enferman, me idiotizan
Soy defectuosa, no me caso, no me embarco, no me someto
Soy madre, sola y sexual.
He abortado porque he querido
He parido porque me han obligado
He parido por deseo propio
He parido y he aprendido a amar
Vivo sola, a mí me tengo, conmigo me basto y no me sobro
Soy sobreviviente.

Amo la tierra, la luna, las bestias y a las diosas
Soy bruja, divina, urbana, campesina, hipi y volada
Soy rockera, romántica, folclórica y popular
Soy roja, negra, rojinegra y sobretodo morada.
He sido golpeada, torturada, abusada y violada
He sido presa política, rea común y mujer maldita
Soy sobreviviente.

Soy perseguida, culpabilizada, juzgada,
condenada, burlada y calumniada
He sido quemada, odiada, temida y avistada.
He sido ignorada, negada, obviada
y eliminada de la Historia, de la Ciencia y de la Filosofía.
Pero soy sobreviviente.

He sido trastocada, distorsionada, olvidada, difuminada
Se han cooptado mis palabras y mis símbolos
Se han confundido mis ideas
Se han experticiado mis pensamientos
Se han psicologizado mis propuestas
Se han vaciado mis consignas
Se han aprovechado de mis luchas
Pero, quiéranlo o no, soy feminista, radical y autónoma
porque soy sobreviviente.”

“Soy sobreviviente”, de Ana María Rey Merino.

¡Buen fin de semana les desea Piensología!