Como el otoño eras tú…

Como el otoño...

Como el otoño…

Como el otoño eras tú, con el cabello rojizo y el rostro tan bello. No podía creer mi suerte ni podía creer mis ojos, que parecían mentirme al poner ante mí a alguien tan hermosa como tú.

Tu sonrisa, perfecta. Tus mejillas, preciosas. De mirada, profunda e ideal para perderse en ella y vivir una aventura. De ésas que se viven juntos, al lado de la persona que amas, enfrentando lo que sea, como sea.

Pero como el otoño eras tú, porque te ibas. De mi mente te borrabas y no sabía lo que pasaba. Intentaba recordarte, pero te desvanecías. Como el agua entre los dedos de mis recuerdos te escurrías.

Apenas te recuerdo y, conforme escribo estas palabras, se me olvida hasta tu nombre. ¿Qué es esto que siento, al estar olvidando hasta el rostro de la mujer que amo? Lo siento, mi cielo, si tan sólo pudiera evitarlo.

Cada año habré de recordarte. No sé cómo, pero lo haré. Con lo que me queda de memoria, con lo que me queda de ti. Miraré a los árboles y de ti haré una imagen con sus hojas.

Seguramente así recordaré,
que como el otoño eras tú.”

“Como el otoño”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2007.

 

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s