Escribamos poesía

Escribimos poesía porque hemos amado, porque nos aman o porque queremos enamorarnos. También lo hacemos porque nos han herido, porque nos han mentido o porque nuestro corazón ha sido destrozado.

Pero el corazón sana y el amor sigue. Uno decide no amar, pero siempre lo consigue. Se molesta consigo mismo, lo rechaza y lo desdeña, pero siempre encontrará la forma, siempre renace y nos renueva.

El amor es traicionero, no con los demás sino con uno mismo. Uno piensa y reclama del otro lo que le hace falta, cuando lo que ama de aquella persona es lo que no tiene. Negarlo lastima, rechazarlo hiere.

Amar mueve al mundo, odiar lo destruye. Por algo es que el mundo aún sigue de pie y no se ha vuelto presa de la entropía. El ser humano es grande y reconoce en el amor su valía. Así prevalece, amando cada día.

Cuando alguien no tiene a un ser amado, más escribe para expresarse. Este, sin embargo, es un fenómeno fácil de analizarse: el ser humano escribe tanto por si acaso, por si es que vuelve a enamorarse.

Entonces, escribamos poesía.”

Escribamos Poesía, de Salvador A. Pérez Rosas, 2013.

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s