“En mayo”

“Aún recuerdo esa mañana de mayo. Estaba en el sillón de enfrente y tú estabas recostada en el sofá. Desperté antes de que tú lo hicieras, como solía pasar al iniciar la semana.

Me puse de pie para hacer café y sorprenderte al despertar. Justo había puesto el agua a hervir cuando escuché una voz en la sala que me hizo regresar a tí. Nada, hablabas dormida.

Con tanta ternura me acerqué a taparte con la frazada, pero te la quitaste de encima aún en brazos de Morfeo. Frunciste el ceño con una sonrisa, pero seguías soñando.

Pediste por mí. Creí que estabas despierta, pero pediste por mí en sueños. Decías que me amabas, que querías que te tocara, que tenías frío y querías que te abrazara.

Me conmoviste, pero no pude despertarte. Quería hacerlo, pero seguías dormida y no te gusta que te despierte si no tengo café para sobornarte. Entonces gemiste. Más de una vez lo hiciste.

“Házme el amor”, pedías. Llamabas mi nombre y decías que me querías desnudo. Que me querías ya. Y comenzaste a quitarte las bragas aún en sueños. Me perdí mirándote.

Ahí, absorto en tu belleza e hipnotizado por tu petición, me quedé inmóvil, procesando tus palabras y dejando que tu voz hiciera de mi mente un desastre, víctima de tu seducción.

Y de repente, la tetera comenzó a chiflar.”

“En mayo”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2012.

tumblr_n07pgaUy7n1r60h5mo1_500

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s