artebanner

El Amor Verdadero según Puuung

¡Saludos, piensólog@s!

El día de hoy compartimos con ustedes esta serie de imágenes hechas por un ilustrador coreano de sobrenombre “Puuung” celebra el amor verdadero con diferentes escenarios, compartiendo sueños e ideales derivados de la auténtica ternura de la que es capaz el ser humano.

En propias palabras de Puuung, “El amor es algo con lo que todos se pueden relacionar. Y viene en maneras que fácilmente podemos observar en nuestras vidas. Así que intenté encontrar el significado del amor en nuestras vidas diarias y hacerlo una pieza de arte“.

Para muestra, aquí unas imágenes:

tumblr_nniusb4pql1qa53wno1_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno3_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno4_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno5_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno6_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno10_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno9_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno8_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno7_1280 tumblr_nniusb4pql1qa53wno2_1280Si desean ver más del trabajo de Puuung, aquí dejamos el vínculo a su portafolio virtual (aunque sí, claro está, en coreano).

¡Gracias por elegir Piensología!

Serge Marshennikov (1)

Serge Marshennikov y el hiperrealismo erótico

Marshennikov nació en Bashkiria en 1971 (anteriormente la Unión Soviética), exactamente en la provincia de Ufa. Un artista consumado desde su más tierna infancia, fue apoyado por su madre durante toda su vida, quien hacía lo imposible para otorgarle clases con diversos profesores de arte particulares. Su habilidad fue reconocida inclusive entrando a la Escuela de Arte de Ufa en el 95, logrando captar la atención de los directivos de la Academia Repin de Bellas Artes en San Petersburgo, una de las más famosas en el mundo.

Serge Marshennikov (20) Serge Marshennikov (21)

Hoy en día, las pinturas de Serge se han vendido a lo ancho y largo del mundo (desde las casas de subasta Christie’s en Londres hasta la Bonham’s en Knightsbridge). Su trabajo está en tanta demanda que sus precios aumentan a cada pedido, aunque aquellos con menos fortuna pueden disfrutar de sus trabajos en el Museo de Arte Moderno de El Paso, en el Museo de Grace en Abilene y en otros museos menores en Rusia, Inglaterra, Dinamarca, Francia y Japón.

Serge Marshennikov (12) Serge Marshennikov (10) Serge Marshennikov (4)Serge Marshennikov (2) Serge Marshennikov (1)

Como muestra, dejamos aquí una galería con algunos de sus trabajos más prominentes. Esperamos no sólo que lo disfruten, sino que sigan con nosotros en el Proyecto Piensología. ¡Muchas gracias por elegirnos!

flashtv-music-videos-there-she-is-step-3

“There She Is!!” – Recordando a Doki y a Nabi (O La Nostalgia del Flash empezando el Siglo XXI).

Hace unos meses, Piensologia presentó un artículo en el que se hablaba de las animutaciones, un fenómeno viral de internet que se valía del software conocido como Shockwave Flash (ahora conocido como Adobe Flash) para hacer montajes animados impredecibles de imágenes relacionadas a la cultura pop, acompañadas de una melodía en un lenguaje extranjero para el público en cuestión.

Eventualmente, el uso de Flash comenzó a volverse mucho más popular, con varios grupos y equipos creativos compitiendo con otros para llamar la atención y promocionar tanto sus productos como sus ideas a través de la red. En medio de ese “boom” de animación, el sitio coreano SamBakZa creó un pequeño corto llamado “There She Is!!” en 2004, cuya trama gira en torno a una sociedad de conejos y gatos antropomórficos, centrándose en la relación entre una coneja y un gato, considerada como tabú en dicha sociedad.

Doki y Nabi, los protagonistas de

Doki y Nabi, los protagonistas de “There She Is!!”

El éxito de esa primera animación fue tal que su audiencia en línea no sólo pertenecía a Corea, sino que emigró a otros países de Asia, Europa y América, quienes miraban conmovidos la relación que se desenvolvía entre Doki y Nabi, llegando a un éxito tal que SamBakZa continuó la serie con cuatro animaciones más, todas con un alto contenido visual, musical y emocional.

Recordando esos tiempos, Piensología les trae los cinco capítulos completos que conforman esta aventura en un sólo video, esperando que los disfruten tanto como nosotros lo hicimos recordándolos (tiempo aproximado: 24 minutos).

¡Gracias por elegir Piensología!

literaturabanner

Recordando a Galeano

Hace apenas un par de días, se nos fue uno de los grandes: Eduardo Galeano. Uno de los preferidos de la editorial de Piensología, Galeano era un acérrimo crítico del estado actual del mundo, siempre provocando el pensamiento y el ejercicio de éste con cada uno de sus párrafos, siempre atinados y siempre invocadores de tantas emociones. Hoy, como no podemos tenerle más, pensamos entonces recordarle con unos extractos de su fascinante “Los Hijos de los Días”, donde algunas de sus últimas palabras impresas habrán de acompañarnos siempre.

Marzo 22 - Día del Agua

Marzo 22 – Día del Agua

Marzo 30 - Día del Servicio Doméstico

Marzo 30 – Día del Servicio Doméstico

Agosto 30 - Día de los Desaparecidos

Agosto 30 – Día de los Desaparecidos

Septiembre 28 - Día del Derecho a la Información

Septiembre 28 – Día del Derecho a la Información

Gracias por tus palabras, Galeano. ¡Y gracias a ustedes por elegir Piensología!

“Revolución”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas

marcha1Me contengo,
me detengo.
Ante el hermano perdido,
ante el compatriota herido,
ante los que se han ido,
me contengo,
me detengo.

No puedo más,
se me escapa el llanto.
Ante un fallido estado,
ante un pueblo engañado
ante el corazón desgarrado
de un padre, de una madre,
de cuarenta y tres.

Me rehúso a callar,
y no caeré en su juego.
Y gritaré a cada segundo,
ante un gobierno nauseabundo,
para que escuche todo el mundo.
Un grito pacífico.
Un viento de cambio.

Revolución.”

“Revolución”, de Salvador Alejandro Pérez Rosas, 2014.

editorialbanner

Sobre Lázaro Cárdenas, sus logros y la estúpida crítica de los medios a los héroes patrios

En los últimos años, quienes hoy conformamos el equipo de Piensología observamos un fenómeno muy común y que suele darse en países donde el gobierno suele ser tan corrupto que cualquier señal o fuente de ideas en pro de algo mejor, en pro de la protesta o en pro de la crítica política: un desdén absoluto a quienes les dieron patria, a quienes marcaron la historia y al valor general de la palabra “patriotismo”. Todo ello no sólo en los medios, sino en las bocas de quienes se habían tragado el cuento.

Se buscó demeritar la imagen de Miguel Hidalgo y la de Benito Juárez, adjudicándoles actos que no habían llevado a cabo o criticándolos por otros que eran meramente casuales.

Se buscó demeritar la imagen de Miguel Hidalgo y la de Benito Juárez, adjudicándoles actos que no habían llevado a cabo o criticándolos por otros que eran meramente casuales.

Era como si, de repente, ser patriota fuera algo del pasado y lo de hoy fuera acoplarse a lo que se dijera porque “así debía ser”; porque había que apoyar lo que fuera sin chistar ni repelar; porque aquellos del pasado habían arruinado o entorpecido el crecimiento que, obviamente, los actuales tanto buscan (porque ellos son los buenos, vaya. No hay corrupción que valga ni nada, por Dios. Los del gobierno somos los más guay, dirían en México, en España y donde fuera que la sufren igual).

El año pasado, como si fuera la mejor solución a todo lo que aqueja a México, se decidió dar todo por la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto, la cual -según los de arriba, cercanos al mismo presidente actual- ofrecían un sinfín de nuevas opciones que hasta Lázaro Cárdenas -quien liderase la Expropiación Petrolera que tomaría el control de los recursos del país para entregárselos al pueblo- habría de apoyar.

Cárdenas habría de sufrir lo mismo que Hidalgo y Juárez, sobre todo en épocas en las que rechistar en contra de la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto era criticado por los medios y sus representantes.

Cárdenas habría de sufrir lo mismo que Hidalgo y Juárez, sobre todo en épocas en las que rechistar en contra de la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto era criticado por los medios y sus representantes.

Tal mentira y tal incongruencia no pasaron desapercibidas, pero los medios eran brutales: se trataba de callar lo que Lázaro Cárdenas había logrado y demeritar el alcance de sus contribuciones. Se trataba de aplicar en Lázaro Cárdenas lo que se había hecho sobre otros héroes patrios del país: hablar mal de ellos y, si no había nada malo que decir, entonces mentir. Claro, porque un pueblo que no tiene a quién admirar es un pueblo que no tendrá ganas de alzar la voz.

Nos dimos a la tarea, pues, de buscar lo que Lázaro Cárdenas había hecho por México. Sus contribuciones, su lucha, sus deseos de un México mejor y que muchos posteriores buscaron ensuciar de corrupción y vileza… y que no lograron esconder, porque aquí después del corte hacemos un breve recuento de todo ello:

(más…)

literaturabanner

“Soy yo”, de Salvador A. Pérez Rosas

“No debes temer más, luna mía.
El tiempo es mera eventualidad,
El futuro es sino un momento,
de la que será nuestra realidad.

Sé que el miedo está presente,
que mucho temes al amor puro.
Entonces seré valor, mi dama,
mientras me ames, yo esto juro.

Jamás te haré falta, mi cielo.
Seré siempre al amor sincero.
Pues mi lugar está a tu lado,
Soy yo, sin duda, el verdadero.

Esa es, sin duda, mi respuesta.
que cantaré con gran embeleso,
Y cada que temas ahí estaré,
dándote valor con un beso.

Pues soy yo, mi mujer de nieve,
ese hombre que tanto te ama.
El caballero que esperaba,
a que llegara su linda dama.

“Soy yo”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2015.

48205_10151192791357381_607193284_o1

literaturabanner

“Vieja compañera”, de Salvador A. Pérez Rosas

“Ah, eres tú, vieja compañera. Hacía mucho que no visitabas. Que no sabía nada de ti.

Pero para poder recibirte con una sonrisa y aún tener la energía suficiente para despedirme de ti, he de hacer a un lado los escombros que has dejado sobre mí. Aquellos que cubren lo que creí poder ignorar y que he de recoger si es que quiero enfrentarme a ti.

¿Por qué regresas? ¿Por qué insistes? ¿Por qué no puedo simplemente ignorarte y continuar con aquello que me hace feliz? Ah, por eso. Porque no te he enfrentado. Porque no te he dicho que ya no eres bienvenida. Porque ignorarte no sirve de nada si aún estás ahí.

Siempre has sido una cruel compañera, intentando mezclarte con aquello que me deja una sonrisa o que me hace olvidar que existes. Es como si cada vez que quisiera dar un paso al frente, me jalaras del pantalón para voltear hacia ti y darme cuenta de que sigues presente.

La verdad es ineludible: debo enfrentarte si es que quiero dejarte ir. Debo decirte lo que no he dicho si es que quiero ser libre. Debo seguir adelante sin ignorarte. Enfrentarte. Vencerte.

Eres cruel. Inclusive buscas hacer de la catarsis de estas palabras una pérdida de tiempo, así como te encargas de ensuciar cualquier dulzura con tu pesadumbre. Y pensar que antes me amargaba entre bromas, justificando mi soledad contigo, mi única compañera.

Pero no habrás de lograr nada. No esta vez. Porque la última vez dije que la próxima sería la última. Y la última es esta vez. Resulta que tu presencia es poderosa, pero más lo es la de ella. Sé que la odias, pero tu opinión ya no es importante. Lo que me hagas recordar ya no es relevante. Porque a diferencia de otras veces, esta vez estoy con ella.

¿Duele, acaso, que no quiera estar contigo? Bien, así tal vez decidas no regresar más y, si lo haces, jamás será lo mismo. No olvides que siempre me he puesto de pie, aún contigo presente para arruinarme el intento. No podrás vencer. No lograrás tu cometido. Nunca lo harás.

Perderás. Claro, insistirás, pero siempre perderás.

Me quedo con ella.

Adiós, Tristeza.

Hola, Felicidad”.

“Vieja Compañera”, de Salvador A. Pérez Rosas, 2015.

lelol

musicabanner

“Por una cabeza”, cantada por Carlos Gardel y de la mente de Alfredo Le Pera

Una de las espinas en el costado que sufrimos en la editorial de Piensología es cuando, en películas o en la radio popular, pasan la versión instrumental de “Por Una Cabeza” y llega quien dice amar el tango, tarareándola sin ni siquiera saberse la letra. Para quitarnos la espina, Piensología hace un servicio cultural, colocando la letra del gran Alfredo Le Pera cantada por el groso Carlos Gardel, esperando que la combinación les inspire a buscar más, a tanguear más y a perderse un poco en el placer que otorga la música.

“Por una cabeza de un noble potrillo
que justo en la raya afloja al llegar,
y que al regresar parece decir:
‘No olvides, hermano. Vos sabés, no hay que jugar…’
Por una cabeza, metejón de un día,
de aquella coqueta y risueña mujer
que al jurar sonriendo, el amor que está mintiendo
quema en una hoguera todo mi querer.
Por una cabeza
todas las locuras
su boca que besa
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
¿para qué vivir?
Cuantos desengaños, por una cabeza,
yo juré mil veces, no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar me hiere al pasar,
su boca de fuego, otra vez, quiero besar.
Basta de carreras, se acabó la timba,
un final reñido yo no vuelvo a ver,
pero si algún pingo llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero, qué le voy a hacer.”

tango-2

¡Gracias por elegir Piensología!

literaturabanner

“Poema 18″ de Pablo Neruda

tumblr_n3f66dINSO1sn5x39o1_1280

“Aquí te amo.
En los oscuros pinos se desenreda el viento.
Fosforece la luna sobre las aguas errantes.
Andan días iguales persiguiéndose.

Se desciñe la niebla en danzantes figuras.
Una gaviota de plata se descuelga del ocaso.
A veces una vela. Altas, altas estrellas.

O la cruz negra de un barco.
Solo.
A veces amanezco, y hasta mi alma está húmeda.
Suena, resuena el mar lejano.
Este es un puerto.
Aquí te amo.

Aquí te amo y en vano te oculta el horizonte.
Te estoy amando aún entre estas frías cosas.
A veces van mis besos en esos barcos graves,
que corren por el mar hacia donde no llegan.

Ya me veo olvidado como estas viejas anclas.
Son más tristes los muelles cuando atraca la tarde.
Se fatiga mi vida inútilmente hambrienta.
Amo lo que no tengo. Estás tú tan distante.

Mi hastío forcejea con los lentos crepúsculos.
Pero la noche llega y comienza a cantarme.
La luna hace girar su rodaje de sueño.

Me miran con tus ojos las estrellas más grandes.
Y como yo te amo, los pinos en el viento, quieren cantar tu nombre con sus hojas de alambre.”

“Poema 18″, de Pablo Neruda